martes, 14 de noviembre de 2017

The reason.

Antes de nada, mis pensamientos son confusos y están desordenados, y así va a ser este escrito.
No quiero que parezca que me quito culpa, o que echo mierda. Nada del estilo, sólo necesito soltar lo que llevo dentro, cosas que he dicho, cosas que no y cosas que considero medianamente importante.

También quiero agradecer a todos los que me han ofrecido su mano en señal de apoyo y a los que estén perdiendo el tiempo en leer esto. Así pues, empecemos.

¿Por donde empezar? No lo tengo claro. Supongo que debería decir cómo me siento. Me siento algo vacío, mal en distintos aspectos, frustrado, dolido. Siento que se me escapa la felicidad y no puedo hacer nada por evitarlo, pero, soy un drama queen al fin y al cabo.
Quiero decir, sí, me ha hecho bastante daño en varias ocasiones, pero joder, también me ha aportado grandes cosas y me ha ayudado un montón. Gracias a ella me siento mejor conmigo mismo, con más autoestima y confianza, aunque sea un poco. Y eso me lo ha infundido ella, porque cuando pasábamos tiempo juntos.... Era como estar en otro mundo.
Que ambos hemos cometido errores es un hecho, pero siempre he querido ponerles remedio rápido, porque no me gusta estar mal. He hecho daño, y lo peor es que la mayoría de veces no sé cómo lo he hecho, y eso me garantiza volver a hacerlo. Me gustaría aprender de ello y no volver a hacerlo.
Joder, mi cabeza es un desastre, doy mil vueltas al mismo tema y me voy por las ramas. Llevo todo el día pensando en cosas que quería escribir y ahora no soy capaz de plasmar nada.

No sé. Quiero decir, me arrepiento y a la vez no de haber llegado a esta situación. Yo siento que he hecho absolutamente todo lo que podía, y aunque sé que ella también se ha esforzado mucho, es innegable que su incapacidad para una relación más seria ha dinamitado en gran medida esto. No puedo sino sentirme triste de que acabe, pero por desgracia siento un cierto alivio al saber que ahora será menos probable salir herido, lo cual además tiene su lado negativo que es el de que esto es así porque me voy a separar sentimentalmente de ella. ¿Fue un error unirme tanto a ella? No lo creo. Me siento bastante bien con cómo llevé las cosas. Si bien es cierto que el primer acercamiento hice lo de siempre y fui un completo capullo, con la segunda oportunidad sentí que hacía las cosas bien, e incluso que tenían su recompensa. Dios, me encantaba cada vez que la veía sonreír, y aún más sabiendo que era por mí. Supongo, que con el tiempo llegué a verme en una relación con ella, con la posibilidad de construirla cuando se sintiera más cómoda con ella, y la quería esperar. No tenía ningún problema en esperar un tiempo para consolidar lo que teníamos, porque mientras tanto seguía siendo muy especial.

Pero discutíamos. Como cualquier persona. Toda relación está "condenada" a discutir alguna vez. Lo malo eran los motivos. Siempre eran cosas más o menos absurdas, y siempre eran bastante bestias. Sé que éramos bastante diferentes en muchos aspectos, pero yo lo prefería ver como una oportunidad para aprender nuevas formas de ver las cosas. Pero teníamos mala comunicación, malos prontos, y primero quemábamos y después queríamos enfriar. Ambos teníamos este problema, yo tampoco he sido un santo.

Me imaginaba un futuro en el que limábamos las asperezas, conseguíamos hablar y entendernos, aprendíamos de la forma de ser del otro, y nos evitábamos discusiones. Me veía con ella.
Pero no soy una persona sencilla con la que estar. Aunque haya mejorado mi autoestima y confianza en mí mismo, ha sido siempre un lastre que ha estado ahí. El miedo a decepcionar, a no ser suficiente, me condiciona demasiado. Sí, "gracias" a ello me esfuerzo un montón por la otra persona, intento ser detallista, atento, protector, cariñoso, etc. Pero también por su culpa me obligo a perseguir unas palabras de aprobación, gestos de satisfacción, que nunca llegan, y que me hacen sentir menos. Me hago sentir menos.

Ella... Puede que la mayoría de cosas me las dijera en un calentón y no lo pensase en serio, pero me marcaron. Al poco me dijo que estaba harta de que le preguntase de todo, que parecía un interrogatorio, la hacía sentir agobiada y presionada. Yo sólo mostraba interés, quería saber de ella. Dejé de hacerlo. Me limité a preguntar lo justo y necesario, y tuve que aguantar la tentación de preguntar más millones de veces.

Cuando me dijo que odiaba que intentase tanto hacer las cosas bien, ayudar... Me destrozó de verdad. Básicamente me estaba diciendo que no soportaba mi entera forma de ser, lo que me define, quien soy... Me sentí confuso y perdido, ¿qué sentido tenía decir eso ahora? Me planteé en serio dejarla, y de hecho estaba decidido a ello, pero... Soy muy blando, y cuando estuvimos juntos, recordé todo lo bueno que tiene... Y decidí perdonarla por completo (que no olvidar) e intentar que funcionase, porque ella parecía dispuesta también a ello. Me hacía mucha ilusión ver que ella también se esforzaba para hacerme feliz.

Joder, cuando me dijo que quería tener ratas... Es absurdo, pero no os imaginais la ilusión que me hizo, porque el símbolo de tener ratas es algo que se me relaciona, o al menos yo lo veo así, por la gente que me conoce (excepto Mina claro, para ella soy un copiota xD). Y me jodió cuando le negaron el derecho a tenerlas, y me dolió mucho verla rendirse, y aunque la apoyé en su decisión de evitar el conflicto por el tema, tal vez la presionase mucho en ello, en hacerla saber que estaba disgustado con ello.

Buah chaval, se me ha ido un montón esto, no he contado ni el 50% de lo que quería contar, he rellenado de paja más que mis historias de sexo de la adolescencia y al final he acabado por no decir nada útil,

En fin, quiero hablar con ella en persona. Quiero intentar entender lo que he hecho mal y aprender de ello. Quiero que ella comprenda también lo que me duele a mí. Quiero que sepa que la sigo apoyando, que comprendo perfectamente la necesidad de poner fin a esto, aunque ahora mismo quiera arrepentirme, aunque supongo que ella también quiera, que, quizá sea lo mejor para ambos, y que tal vez, en un futuro, si estamos preparados ambos, nuestros caminos se vuelvan a cruzar.

O no, quien sabe, el destino es caprichoso.

Pros: feliz con la experiencia y mi actuación en general en todo ello.
Contras: algún momento malo que encima no comprendo, no puedo evitar sentirme culpable de que ella lo esté pasando mal ahora (egocentrismo al pensar que lo pasa mal por esto, cuando no tengo confirmación alguna).

Pues eso, que no acabo nunca. Gracias por leer mis desvaríos sin sentido. Gracias por tanto, perdón por tan poco,

sábado, 30 de abril de 2016

Tras la tormenta...

Frente a él se encontraba el que hasta ahora había sido su compañero inseparable, pistola en mano.
Detrás, una caída sin fin. Un abismo del que no salía más que oscuridad. Una muerte segura.

"¿Por qué?" Preguntó, pero no obtuvo respuesta.
Su compañero dio un paso al frente, con la pistola en alto.
"¿Todo fue un engaño?" Pero una vez más sólo hubo silencio.
Un disparo rompió el silencio, abriendo un agujero en el brazo del joven, que se llevó la otra mano a la herida en un acto reflejo.
"¿O acaso hice algo mal?" La amargura de la situación se hizo cargo de sus emociones, dejando escapar unas lágrimas.
El muchacho se arrodilló, esperando su fin. Por su cabeza se pasaron rápidamente todas las aventuras vividas, y todos lo hechos que había acaecido este fatídico día.

No comprendía las acciones de su fiel amigo. La matanza indiscriminada de todas aquellas personas a las que una vez había querido. No veía más sentido a su existencia.

Mas, en un último instinto por sobrevivir, se lanzó al abismo, negándose a seguir atado a unos lazos que ya no existían y con la esperanza de dejar todo lo ocurrido atrás.

martes, 12 de enero de 2016

Hard times

I'm thinking about start writing again. I'm not on that mood, but I have some ideas that I think they're good.

But, still it's very hard to know when an idea is entirely yours and you're not copying something you just like.

Yeah, I try to think of it like a "reference", but I already know that I would be just a copy, and I don't want it, I want something new, something mine.

I guess I just have to rethink all of that a little bit and when it's all finished I'll start writing it down.

I hope something good comes from this, I think something good will come from this.

It's the last chance, if you think about it.

I'm still testing some information and stuff.

Bye.

martes, 15 de septiembre de 2015

Escribir es la medicina del alma.

Acabo de escribir una entrada y me noto mucho mejor que hace unos minutos.
No es que me pasase nada grave, ni nada nuevo. La típica inseguridad que surge a veces porque te sientes pequeño.
Cosas que se solucionan con un poco de tiempo, con ayuda a veces, pero sobre todo con muchas ganas de cambiar.
Este verano ha tenido un efecto muy bueno en mí. Estoy mucho más a gusto conmigo mismo. Tengo muchas ganas de seguir avanzando y mejorando como persona.
Quiero dar mi mejor yo a la gente que me rodea y en especial a la gente que me importa.
Sólo necesito tiempo, porque las ganas ya las tengo.
Sé que tengo defectos, quién no, y al ser consciente de ellos puedo enfocar mejor el cambio a realizar.
No quiero seguir siendo posesivo sin sentido.
No quiero seguir siendo victimista.
No quiero seguir pareciendo pasota.
No quiero seguir sin demostrar lo mucho que me importa y agradezco la cercanía de mucha gente.
No quiero provocar nada que no sea alegría y felicidad a quien me rodea.
No quiero seguir siendo negativo.
No quiero parecer un lastre de ningún tipo.


Quiero ser el mejor yo que pueda ser. Quiero ser aún mejor de lo mejor que crea poder alcanzar. Quiero mirarme en el espejo y estar orgulloso de mí mismo. Quiero mirar al pasado y reirme de lo estúpido que fui. Quiero estar totalmente en paz. Pero sobre todo, quiero ser feliz.

Cada día que pasa estoy un paso más cerca de mi objetivo.
Lo quiero más que ayer, pero menos que mañana.

Rather be.

Contigo, cualquier sitio era bueno, si tú lo llenabas.
Sin ti, hasta el mayor paraíso era frío.
Pero.
No darse cuenta es un castigo irónico y cruel. No ver la realidad de lo muchísimo que aportabas. No, no es no verlo, es no apreciarlo lo suficiente.

Amor incondicional, pero con condiciones. ¿El suyo? El mío.
Miedo a ser feliz, miedo a tener éxito, miedo a no ser suficiente.
Pero lo era. Era suficiente para lo que esa pequeña y bonita criatura quería.
No pedía mucho, sólo amor, sólo cuidarla, sólo apoyarla. Cosas que no necesitaría pedir.

¿Qué pasa? No sabes lo mucho que duele hasta que lo pierdes. No sabes lo gilipollas que has sido hasta que tropiezas y es demasiado tarde. ¿No sabes? No supe.
Pero nunca es tarde. Pero eso no es cierto. Hay veces, que la última oportunidad se ha ido y no se puede evitar.
Entonces tienes dos opciones, la difícil, que es afrontarlo y superarlo, seguir luchando día a día para no cometer los errores del pasado. La fácil, que es la que acostumbro a tomar y que te garantiza volver a pasar por lo mismo constantemente, consistente en flagelarte por cometer errores, recordártelos continuamente y pensar que eres lo peor de este mundo por cometerlos.

Y ahí es donde vuelve a entrar la decisión. ¿Dónde querrías estar? Contigo es el mejor sitio que se me ocurre.
Porque entonces el dolor para, porque el sol vuelve a salir y el calor llena mi cuerpo. Porque entonces puedo volver a ser feliz.
Pero.
Siempre hay peros.
Estar contigo sería egoísta.
Una decisión llena de dolor.
Y tú no lo querrías.
No quieres que esté contigo, prefieres que siga viviendo mi vida y que sea feliz.
Y por todo el amor que te guardo.
Porque te lo debo por no haberte podido dar lo que necesitabas y merecías.

Porque eres de lo mejor que me ha pasado nunca, sin ninguna duda.
Lo haré.
Por ti.

Sólo una última cosa. Y es que sé que éste texto puede hacer alusión a muchas entidades. Pero sólo hay uno cuyos errores no puedo arreglar de ninguna manera.
Lobi. Esto es por ti. Muchas gracias por todo.

Y a ti, muchas gracias por haberme reconciliado con mi amigo y haberle dado más tiempo junto a todos, fuiste de sus personas favoritas hasta el final.